El Port de la Bonaigua, frontera natural entre las comarcas de la Val d’Aran y el Pallars Sobirà, con sus más de 2000 metros de altitud, se levanta majestuoso en el corazón de los pirineos.